existe la estafa por intrusismo profesional

A menudo recibimos numerosas consultas en las que se nos expone el siguiente problema: un cliente ha contratado ciertos servicios a una determinada persona que ha mentido sobre su cualificación profesional y que no ha prestado adecuadamente el servicio contratado. Como es lógico, las víctimas sienten que han sido estafadas y dudan sobre si han sido víctimas de algún delito de estafa por intrusismo profesional o si solamente puede reclamar la cantidad que han pagado en contraprestación por los servicios contratados.

Para responder a esta pregunta debemos tener claro cuándo se cometen ambos delitos.

El delito de intrusismo profesional se comete cuando se llevan a cabo labores típicas de una profesión sin haber obtenido previamente el título académico habilitante reconocido en España. Debemos advertir que los Tribunales no califican como delito de intrusismo aquellos actos llevados a cabo con título habilitante reconocido en España, pero sin haberse colegiado con carácter previo a la realización de los servicios.

Por otro lado, el delito de estafa castiga a aquellas personas que, por medio de engaño bastante, obtengan un beneficio patrimonial a costa de su víctima.

Dicho lo anterior, caben 3 posibles hipótesis:

La primera, que la estafa, como engaño genérico absorba al delito de intrusismo, por lo que quien cometa estos actos ilícitos será condenado solo por un delito de estafa.  

En segundo lugar, puede suceder que el delito de intrusismo absorba al delito de estafa, en tanto que los delitos que recojan una determinada conducta concreta prevalecen sobre aquellos actos delictivos que sean genéricos, lo que llevaría a descartar de partida la primera hipótesis.

Por último, la tercera opción contempla que se condene a quien realice estos hechos tanto a un delito de estafa como a un delito de intrusismo profesional.

Habiendo descartado la primera de las posibilidades expuestas, el Tribunal Supremo ha apoyado ambas ideas de forma alterna. Sin embargo, en la actualidad se decanta por apoyar que el delito de intrusismo “absorba” al delito de estafa, salvo aquellos casos en los que el condenado obtenga una remuneración adicional respecto a los honorarios cobrados por sus servicios. En estos casos, el Tribunal Supremo considera que debe imputarse la comisión de un delito de estafa y un delito de intrusismo profesional.

Para ser más ilustrativos, proponemos el siguiente ejemplo: un sujeto se hace pasar por médico sin tener el título habilitante para ello y realiza varios diagnósticos. Como consecuencia de los mismos, el impostor vende una serie de medicamentos naturales para tratar las dolencias. Además de los honorarios percibidos por el diagnóstico, el estafador se lucra con los medicamentos que ha vendido a sus clientes para tratar un diagnóstico que a buen seguro pone en riesgo a su víctima.

Por lo tanto, podemos concluir que el delito de estafa por intrusismo profesional realmente no existe como tal sino que estaríamos hablando o bien de un delito de estafa o de un delito de intrusismo profesional y en algunos casos, como el expuesto anteriormente, un tribunal podría aplicar ambos.

Si has sido víctima de una estafa o necesitas asesoramiento legal al respecto, no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo de AE abogados, especializados en delitos de estafa.

¿Más información? Contáctanos

Sabemos que no es fácil elegir un buen despacho de abogados y por eso, te lo ponemos fácil

Llámanos sin compromiso y plantéanos tu consulta

Analizaremos tu caso y te ofreceremos la mejor solución

Dirección

Calle Velázquez, 57, 6ªPlanta

28001, Madrid

E-mail

info@abogados-estafas.com

Teléfono

91 088 82 06