A menudo nos encontramos con clientes que confunden el delito de estafa y el delito de apropiación indebida. Para poder conocer la diferencia entre ambos, en este artículo explicaremos en qué consiste cada uno de ellos.

1. El delito de estafa.

Este delito viene regulado en el artículo 248 del Código Penal e indica lo siguiente:

“Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.”

Como podemos comprobar, el elemento central sobre el que gira la conducta típica es el “engaño”. El engaño debe ser el motivo por el que la víctima es inducida a error y lleva a cabo un acto de disposición patrimonial a favor del estafador o de un tercero. No obstante, el engaño debe ser “bastante”, es decir, debe ir acompañado de alguna maquinación o maniobra fraudulenta que presente a la víctima una realidad que no es tal y, por ello, la confunda o induzca a error. Para valorar la existencia del engaño suficiente, tenemos que valorar en cada caso las circunstancias personales de los sujetos y el contexto en el que se produjo el engaño.

2. El delito de apropiación indebida

El artículo 253 del Código Penal determina que cometerán apropiación indebida:

“Los que, en perjuicio de otro, se apropiaren para sí o para un tercero, de dinero, efectos, valores o cualquier otra cosa mueble, que hubieran recibido en depósito, comisión, o custodia, o que les hubieran sido confiados en virtud de cualquier otro título que produzca la obligación de entregarlos o devolverlos, o negaren haberlos recibido.”

En este caso la disposición patrimonial para uno mismo o para tercero se produce en virtud de un título que habilita al autor a poseer el dinero o bien mueble, con la obligación de entregarlo o devolverlo a su legítimo titular. Debe existir una relación de confianza que motive a la víctima a poner en disposición del autor el dinero o el bien para que lo retenga durante el tiempo convenido. El ilícito se comete cuando, en vez de entregarlo o devolverlo llegado el momento previsto, se apropia de ello y lo incorpora a su patrimonio, traicionando la confianza de su víctima.

3.Diferencias entre ambos delitos:

En la apropiación indebida, el autor accede a la cosa o dinero porque tiene un título en derecho que le habilita a ello, mientras que en el delito de estafa la disposición patrimonial se produce en virtud de un ardid o artimaña (engaño) mediante el que induce a error a su víctima y termina el estafador por disponer la cosa en perjuicio del estafado.

Si has sido víctima de una estafa o necesitas asesoramiento legal al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de AE abogados, especializados en delitos de estafa.

¿Más información? Contáctanos

Sabemos que no es fácil elegir un buen despacho de abogados y por eso, te lo ponemos fácil

Llámanos sin compromiso y plantéanos tu consulta

Analizaremos tu caso y te ofreceremos la mejor solución

Dirección

Calle Velázquez, 57, 6ªPlanta

28001, Madrid

E-mail

info@abogados-estafas.com

Teléfono

91 088 82 06